Centro de Apoyo
Main Content

Entender el estrés de los niños

Las experiencias adversas de la infancia, o ACE, son causas comunes de estrés y pueden tener un gran impacto en la salud integral en la edad adulta. Pero dichas experiencias se pueden prevenir y abordar.

¿Qué son las Experiencias Adversas de la Infancia?

Las Experiencias Adversas de la Infancia son diferentes situaciones traumáticas y estresantes que pueden afectar a niños y adolescentes menores de 18 años en todo el mundo. Incluyen abuso físico y psicológico y disfunción como enfermedad mental, comportamiento criminal, violencia doméstica y abuso de sustancias en el hogar donde vive el niño. Otros tipos de Experiencias Adversas de la Infancia incluyen violencia con armas de fuego, acoso escolar, seguridad del vecindario y problemas de inmigración.

índice de Experiencias Adversas de la Infancia en los Estados Unidos * https://encuentraquedecir.org/wp-content/uploads/2020/10/infographic-5-m-es@2x.png

Muchas Experiencias Adversas de la Infancia están vinculadas al aumento de problemas físicos y emocionales en la edad adulta. Pero los problemas también pueden aparecer mucho antes. El comportamiento de la infancia relacionado con el trauma puede ser difícil de notar y fácil de malinterpretar. Por ejemplo, los niños con Experiencias Adversas de la Infancia pueden ser agresivos, defensivos, retraídos o desconectados.

Cómo puede ayudar tu comunidad

Su comunidad puede ofrecer cinco tipos de ayuda. https://encuentraquedecir.org/wp-content/uploads/2020/09/group-14@3x_1.png

Cómo puedes ayudar

La buena noticia es que las Experiencias Adversas de la Infancia también se pueden controlar en tu vida diaria. Las relaciones seguras y estables y los entornos enriquecedores en la juventud pueden ayudar a prevenirlas y proteger contra la angustia futura de los niños que ya han experimentado adversidades.* Tú puedes:

  • Controlar tu propio estrés. Hazle saber a tus hijos que tu estrés no es culpa de ellos.
  • Asegúrate de que se satisfagan tus necesidades básicas. Deben comer sano y estar activos todos los días.
  • Ayúdales a generar relaciones saludables y estables con amigos y adultos de confianza.
  • Aprende formas saludables de controlar el comportamiento de tu hijo:
  • Permíteles tener un espacio para compartir sus sentimientos y ayúdales a expresar los malos sentimientos de una manera saludable.

Con o sin Experiencias Adversas de la Infancia, los niños y adolescentes pueden buscar orientación sobre su bienestar emocional. Comienza con lo anterior para ayudar a los niños a identificar y manejar sus inquietudes relacionadas con la salud mental.

FUENTES

*Vincent J. Felitti, MD et al. “Relationship of Childhood Abuse and Household Dysfunction to Many of the Leading Causes of Death in Adults: The Adverse Childhood Experiences (ACE) Study,” American Journal of Preventive Medicine, Volume 14, Issue 4, Mayo 1998, Pág. 245–258, doi.org/10.1016/S0749-3797(98)00017-8.

Esperanza e inspiración

  • Cuidar: Enseña cuidado personal a los niños

    Ya sea a través de la atención plena (mindfulness), la meditación o el ejercicio, el cuidar de sí mismo diariamente es una parte importante de la salud mental. Comienza por ser un buen modelo a seguir.

    Más información
  • Hablar con frecuencia: Habla de salud mental con los niños

    Muéstrale a tu hijo que cuando experimente emociones negativas o angustia, estarás allí para escuchar y ayudar. Sé abierto, honesto y paciente.

    Más información
  • Actuar pronto: Identifica las señales en niños

    Conocer los signos de las condiciones de salud mental te ayudará ti y a tu hijo a manejar lo que viene después y les permitirá mantenerse saludables.

    Más información