Entendiendo la depresión

La depresión puede afectar a cualquiera

No existe una sola causa ni una solución única para la depresión. En la comunidad latina puede que no tengamos acceso a servicios, y/o a tratamiento y existen barreras culturales que nos impiden hablar sobre esto, resultando en un mayor riesgo a que las condiciones empeoren y/o persistan. Entender la depresión puede ayudarte a encontrar apoyo.

La depresión en niños y adolescentes

Crecer no es fácil: los problemas familiares, la presión de amigos y compañeros, y cuestiones relacionadas con la sexualidad y la identidad de género pueden resultar abrumadores. Para la juventud latina, navegar entre los valores tradicionales y las normas sociales de la cultura americana puede crear aún más tensiones familiares y generar sentimientos de angustia y ansiedad. Los altibajos son normales, pero si conoces a un niño o adolescente que demuestra síntomas de depresión, háblales de ello. Si eres una persona joven y crees que puedes tener depresión, encuentra qué decir y comunícate con un adulto de confianza para buscar ayuda.

Un 35% de los jóvenes latinos han sentido tristeza y desesperanza; indicadores conocidos de la depresión. Un 35% de los jóvenes latinos han sentido tristeza y desesperanza; indicadores conocidos de la depresión.

Signos de depresión en niños y adolescentes

Para las personas más jóvenes, hablar sobre la depresión puede ser especialmente difícil. Los síntomas pueden ser diferentes en niños y adolescentes, por eso es importante que los adultos reconozcan los signos.

  • Problemas de concentración o bajas calificaciones

  • Problemas frecuentes en la escuela

  • Ánimo bajo, negatividad o irritabilidad constante

  • Uso de drogas y alcohol

  • Hablar sobre el suicidio en persona o en redes sociales

  • Signos de autoagresión (cortes, quemaduras, etc.)

  • Aislamiento social, rechazo o alejarse de amigos

  • Hablar de o intentar huir de la casa

Cómo hablar con niños y adolescentes sobre la depresión

Es posible que tengas que intentarlo más de una vez. Si no te escuchan la primera vez, sigue intentando. Con cariño y la mente abierta, se persistente al compartir tus preocupaciones; hazle saber a tu ser querido que siempre estás ahí para escucharlo y apoyarlo.

Respeta sus sentimientos. No puedes convencer a alguien de que no se sienta deprimido. Resiste la tentación de decir cosas como, “las cosas no están tan mal” o “se te va a pasar”, así sus problemas te parezcan tontos o menores. Es importante tratar de entenderlos y escuchar sus problemas para que sientan que pueden contar con tu apoyo.

Confía en tus instintos. Si la persona te dice que está bien, pero sabes que algo no anda bien, es importante que logres que hable. Si no es contigo, entonces con alguien de confianza, como un maestro, terapeuta o pediatra.

La depresión y los latinos

Nuestras creencias, valores, idioma y estilo de vida afectan nuestra actitud sobre las condiciones de salud mental. Nuestra cultura influye en la manera en cómo hablamos (o no hablamos) sobre la depresión y si nos sentimos cómodos buscando ayuda.

La falta de información sobre la depresión en nuestra comunidad resulta en que muchos latinos no reconozcamos los síntomas o no sepamos cómo encontrar apoyo. Esto contribuye a crear estereotipos alrededor de las condiciones de salud mental. Muchos temen ser vistos como “locos” o ser abandonados y rechazados por sus seres queridos.

Por eso es importante eliminar el estigma sobre la salud mental, saber que existe ayuda para todos y reconocer que diferentes personas necesitan diferentes tipos de apoyo.

Continúa leyendo

Explora signos y síntomas comunes de la depresión