loading image
Centro de apoyo
Main Content

Hola:

¿Necesitas ayuda para encontrar algo?

Temas de las preguntas más comunes

La depresión es un trastorno común del estado de ánimo que puede afectar a cualquier persona. De hecho, 300 millones de personas en todo el mundo viven con alguna forma de depresión.* Y, aunque muchos elementos pueden afectar la salud mental (entre ellos, la biología, el entorno y los factores estresantes de la vida), es importante recordar que no hay una causa única. La depresión puede afectar a cualquier persona, en cualquier momento, independientemente de su historial familiar, raza, religión y estilo de vida. Como son tantas las personas que tienen depresión, es importante hablar del tema y hacerles saber que no están solas. Obtén más información sobre la realidad de la depresión para hablar de manera compasiva con quienes más lo necesitan.

* Fuente: Organización Mundial de la Salud

Enlace a este artículo
Datos sobre la depresión: causa, actitudes y estigmas

Es importante recordar que todos viven la depresión de manera diferente. Sin embargo, para muchas personas, es sentirse profundamente tristes durante mucho tiempo sin saber por qué. No siempre es fácil reconocer la depresión en uno mismo o en los demás, pero algunos síntomas comunes son los cambios en el peso o el apetito, dormir demasiado o muy poco, sentir fatiga y falta de energía, y perder el interés en actividades que habitualmente se disfrutan. La depresión también puede afectar a niños y a adolescentes. De hecho, un 50 % de los adolescentes han tenido un trastorno de salud mental*. Lee más sobre los signos y los síntomas de la depresión en adultos, niños y adolescentes, y sobre cómo puedes ayudar. Si crees que puedes tener depresión, haz esta autoevaluación. Y recuerda: muchas personas mejoran cuando cuentan con el apoyo adecuado.

* Fuente: Instituto Nacional de la Salud Mental (National Institute of Mental Health)

Enlace a este artículo
¿Cuáles son los signos y los síntomas de la depresión? Prueba para detectar la depresión: autoevaluación en línea

La depresión bipolar, anteriormente llamada depresión maníaca, causa cambios extremos en el estado de ánimo, desde episodios maníacos con muy altos niveles de energía a momentos de depresión profunda. Los síntomas van desde la sensación de euforia y la necesidad de dormir muy poco hasta las dificultades para pensar y tomar decisiones, los problemas de memoria y los pensamientos de suicidio. Más de 3 millones de estadounidenses (aproximadamente un 1 % de la población) tienen trastorno bipolar.* Debido a sus efectos extremos sobre el comportamiento, estas personas pueden tener dificultades para desenvolverse en situaciones laborales, familiares y sociales, y para relacionarse con los demás. Obtén más información sobre qué es el trastorno bipolar y cuáles son las posibles opciones de tratamiento.

* Fuente: Brent DA, Pan RJ (2008). Bipolar disorders. En MH Ebert y otros, eds., Current Diagnosis and Treatment in Psychiatry, 2.a ed., págs. 607 611. Nueva York: McGraw Hill.

La depresión puede afectar a cualquier persona. Sin embargo, algunas poblaciones corren un riesgo mayor de tener depresión a lo largo de su vida. Las personas que son víctimas de acoso escolar, abandono, maltrato y violencia en la niñez o en la edad adulta tienen más probabilidades de tener depresión. El racismo y la injusticia social contribuyen al aumento de los índices de depresión entre la población afroamericana, latina, indígena y las personas de color. Quienes se identifican como LGBTQI también corren más riesgo de tener trastornos de salud mental y de suicidio. Las personas que enfrentan niveles altos de estrés diario en el trabajo, como el personal de salud con gran exposición, los miembros de las fuerzas armadas y quienes prestan servicios esenciales, son más propensas a sentir depresión, soledad y agotamiento. Lee más sobre las diferentes razones por las cuales algunas poblaciones son más vulnerables y obtén información sobre cómo ayudarlas (o ayudarte) a recibir el apoyo adecuado.

Enlace a este artículo
¿A quién afecta la depresión?

Todos sentimos nervios o preocupación de vez en cuando. Es parte normal de la vida diaria. Sin embargo, si esos sentimientos empiezan a invadir tu día a día, pueden indicar un trastorno de ansiedad o, incluso, depresión. Los trastornos de ansiedad ocurren cuando las personas presentan síntomas físicos y emocionales como temblores, contracciones espasmódicas o sacudidas; falta de aire o latidos rápidos del corazón; preocupación excesiva y miedo de que pase algo malo. Existen diferentes tipos de trastornos de ansiedad; por ejemplo, los ataques de pánico, el trastorno de ansiedad generalizada y las fobias. Las mujeres son dos veces más propensas que los hombres a presentar trastornos de ansiedad. Obtén más información sobre los trastornos de ansiedad y haz una prueba de detección de la ansiedad si crees que tienes alguno de estos síntomas.

Al igual que la depresión, los trastornos de ansiedad son comunes y tratables. Aunque varían según la persona, hay algunos síntomas típicos a los que debemos prestar atención; por ejemplo, miedo y preocupación, pensamientos de que va a pasar algo malo, latidos rápidos del corazón, sensación de cansancio o falta de aire, e incapacidad de dormir. Muchas personas con ansiedad también tienen depresión. Sin embargo, el tratamiento funciona para 9 de cada 10 personas que buscan ayuda para superar los ataques de pánico.* Obtén más información sobre los signos y síntomas comunes de la ansiedad, y recuerda que no estás solo y que hay recursos para ayudarte.

* Fuente: Mental Health America

Enlace a este artículo
Síntomas de ansiedad y depresión

Los ataques de pánico son un tipo muy común de trastorno de ansiedad. Es un sentimiento repentino de ansiedad extrema o de temor intenso sin una causa clara. Por lo general duran solo algunos minutos, pero a veces un ataque puede durar más. Algunos de los síntomas son respiración acelerada, sensación de muerte, dolor u opresión en el pecho, y latidos irregulares del corazón. A veces los síntomas se sienten con tanta intensidad que la persona cree estar teniendo un ataque cardíaco. Es importante que sepas que, si tienes ataques de pánico, no estás solo y hay recursos disponibles para que recibas el apoyo y la ayuda que necesitas. Obtén más información sobre los ataques de pánico.

La mayor parte de la información se tomó de la sección sobre ataques de pánico de este artículo: Ansiedad

Si tienes problemas de depresión, es importante que sepas que no estás solo. El primer paso para sentirte mejor es pedir ayuda y hablar con alguien. El Centro de apoyo en línea ofrece recursos para ayudarte a encontrar el apoyo que necesitas. Contamos con herramientas de detección y de autoevaluación, líneas de ayuda y para casos de crisis, y maneras de comunicarte con personas que entienden lo que estás viviendo.

Enlace a este artículo
Centro de apoyo

Puede ser muy difícil hablar de la depresión, incluso con tus allegados. Pero empezar a hacerlo puede ser un primer paso muy útil para sentirte mejor. Habla con personas en tu vida en las que confíes y que sean comprensivas, compasivas y sepan escuchar. Si no quieres hablar con amigos y familiares, considera comunicarte con tu médico o con un consejero, un maestro o un asesor espiritual. Obtén más información sobre cómo iniciar estas conversaciones y lee ejemplos de lo que puedes decir.

Enlace a este artículo
Cómo hablar con alguien de la depresión

La depresión y su tratamiento varían según la persona. Lo que funciona bien para alguien no necesariamente funcionará para ti. También es posible que lleve cierto tiempo encontrar la mejor manera de controlar tu situación. Algunos tipos de tratamiento son la terapia individual, la terapia de grupo, los medicamentos y los cambios de estilo de vida saludables. Lee más sobre las opciones de tratamiento comunes y cómo funcionan.

Enlace a este artículo
Cómo se trata la depresión: 4 opciones comunes

La depresión afecta a cada persona de una manera diferente. Para algunas, es un sentimiento constante. Para otras, es algo que va y viene. Sin embargo, si crees sentir depresión, es importante que actúes. No ignores los sentimientos de impotencia, tristeza o soledad. Si piensas que tienes depresión, la herramienta de autoevaluación puede ayudarte a encontrar las palabras que necesitas para hablar con tu médico.

Enlace a este artículo
Prueba para detectar la depresión: autoevaluación en línea

Hablar de la depresión es difícil. Pero es importante tener el valor de hablar con tus seres queridos si crees que tienen problemas con la depresión. De hecho, el 86 % de las personas dicen que es mejor hablar cara a cara.* Escucha sin juzgar para que tu ser querido se sienta comprendido y apoyado. Encuentra qué decir, y dilo. Esto le transmitirá claramente que no está solo. Consulta ejemplos de lo que puedes decir para ayudar a una persona a sentirse apoyada.

* Fuente: Encuesta de consumidores de Kaiser Permanente, 2017

Enlace a este artículo
¿Qué puedo decirle a una persona que está deprimida?

Para ayudar a una persona en peligro, es importante conocer los signos de advertencia del suicidio. Algunos de los signos son hablar de querer morir, buscar maneras de matarse, hablar de sentirse atrapado o de sentir un dolor insoportable, decir que es una carga para los demás, etc. También es importante que actúes rápido si crees que alguien tiene problemas. Toma seriamente sus inquietudes y escucha con atención. Si crees que alguien está en peligro, busca ayuda de inmediato llamando al 911 o acudiendo al hospital más cercano. Podrías ayudar a salvarle la vida.

Enlace a este artículo
Cómo ayudar a una persona con depresión y pensamientos suicidas Intervención temprana para cuidar la salud mental de los niños